Y seguimos de fiestas por el Oslo Eurovisivo.

Ayer, aún siendo primer día de la semana, en Oslo era jornada festiva. España celebraba su habitual encuentro con la prensa, eurofans y simpatizantes aunque la meteorología nos guardó una mala jugada, ya que a la bajada considerable de temperaturas se le unió una intensa lluvia que vino a empañar en cierta medida este acto. En el Eurovision Village, Daniel Diges interpretó algunas canciones de su primer disco y remató cantando “Algo pequeñito”. Después se renunió con nosotros para recibir algunos saludos y fotografíarse con todo el mundo.

Tras este encuentro, en el Euroclub comenzaba la fiesta, que conjuntamente prepararón Ukrania (Alyosha) y uno de los miembros del Big Four, Alemania (Lena).

Pero la gran fiesta triunfadora de la noche fue, sin duda alguna,  la que montó la delegación de Israel con Harel Skaat, donde las bebidas energéticas, la comida israelí, CDs y hasta productos de belleza corrieron a mares por un antiguo teatro habilitado como discoteca en el centro de Oslo. La música participante por Israel de otros años, visitas como la de Polonia, Georgia, Lituania o Suiza, entre otros, y saludos de bienvenida a los españoles allí presentes vinieron a marcar una noche apoteósica para la Delegación Israelí y por supuesto para su representante, Harel Skaat.

Anuncios