Londres recuerda la contribución de ABBA a la música con un concierto multitudinario

KMinogue

Kylie Minogue canta junto a Benny Andersson durante el tributo a Abba denominado ‘Gracias por la música’, en Londres

Londres (EFE).- A pesar del frío invernal que sacudió hoy Londres, decenas de miles de personas de todas las edades se congregaron en Hyde Park para rendir tributo a ABBA, un grupo que forma parte de ese reducido Olimpo musical que es capaz de entusiasmar a varias generaciones con sus himnos.

El momento más esperado del homenaje “Gracias por la música” fue la aparición en el escenario de la estrella australiana Kylie Minogue, que interpretó junto al ex pianista y vocalista de ABBA, Benny Anderson, el tema “When all is said and done” (1981) y se lució también en solitario con el clásico ochentero “Super Trouper” (1980), con el apoyo en los coros, eso sí, de un público que salió de casa con los deberes bien hechos.

Y es que, 27 años después de su separación, el sonido ABBA no ha perdido ni un ápice de actualidad y suena más vivo que nunca. Para mantenerlo intacto, miles de devotos de la banda sueca se atrincheraron desde primeras horas de la tarde en las puertas del recinto, ataviados con mantas, comida y la tradicional cerveza inglesa. Así, por una tarde los monos acampanados, la brillantina y las maxihombreras inundaron el centro de la ciudad, sin distinciones de razas, edades o sexos, convirtiendo la cita en un regreso al pasado para los más mayores, y en una iniciación sobre los cimientos del pop actual para los más jóvenes.

Durante más de tres horas de concierto, el australiano Jason Donovan se atrevió con la espectacular balada “I have a dream” (1979), un canto al futuro y a la esperanza que, al son de la guitarra acústica y el piano, y con un coro infantil de fondo, en su día hizo las delicias de los seguidores de ABBA y alcanzó el éxito en las listas musicales de uno y otro lado del Atlántico. Por su parte, la veterana cantante y actriz británica Lulu se encargó de actualizar uno de los temas más discotequeros, “Gimme Gimme Gimme (A Man After Midnight)” (1979), con el que grandes y pequeños no pudieron evitar lanzar sus mejores golpes de cadera.

Por su parte, la estadounidense Chaka Khan, ganadora de diez premios Grammy, puso la voz a una de las baladas más desgarradoras y emotivas del cuarteto sueco, “The Winner Takes it All” (1980), si bien su pobre interpretación se ganó las críticas de algunos de los presentes. Asimismo, el grupo británico The Feeling se hizo cargo de “Knowing Me, Knowing You” (1976), la joven intérprete Nerina Pallot puso las vocales a “S.O.S” (1975), y la cantante de musicales Elaine Paige interpretó “I know him so well”, una canción creada por Ulvaeus y Anderson para el musical “Chess”, estrenado en el West End londinense en 1986 y que contó con la ayuda del reconocido compositor Tim Rice.

 

BAndersonBenny Andersson (izq.) y Bjorn Ulvaeus, dos de los integrantes del ABBA que estuvieron presentes durante el concierto de homenaje en Londres

Precisamente Rice quiso hoy acompañar a sus dos grandes amigos Benny Anderson y Björn Ulvaeus, presentes en el recital acompañando a la BBC Concert Orchestra, dirigida por el que en su día fuera el director de la banda que acompañaba a los suecos en sus actuaciones, su compatriota Anders Eljas.

Si algo quedó hoy claro es que durante los ocho años que permanecieron en lo más alto del estrellato la actividad del cuarteto fue muy prolífica y es necesario reconocer que inventaron un tipo de música basado en letras sencillas, melodías alegres, y ritmos pegadizos que siguen resonando en el imaginario colectivo de los cinco continentes. Prueba de ello es que la discografía de ABBA ha servido como base para un musical que celebra este año su décimo aniversario en el West End londinense, y que fue trasladado a la gran pantalla en 2008 con el éxito de taquilla homónimo, “Mamma Mia!”. De hecho, los propios actores del musical se subieron a las tablas para interpretar la canción que da título al mismo, además de “Waterloo” (1974), con la que consiguieron el éxito en el festival de Eurovisión, o “Dancing Queen” (1976), un tema ante el que sucumbieron todos los presentes, incluidos los miembros de seguridad y organizadores.

De esta manera, el Reino Unido volvió a rendirse al fenómeno creado por Benny Andersson, Anni-Frid Lyngstad, Björn Ulvaeus, y Agnetha Fältskog, un grupo que saltó al estrellato en este mismo país hace exactamente 35 años y que vendió 100 millones de copias durante los ocho años que se mantuvo en activo.